Los trastornos del espectro autista, si bien son variados tienen en común  dificultades de comunicación e interacción social, conductas estereotipadas  a nivel de comportamientos, movimientos e incluso intereses intelectuales.  A los niños autistas les cuesta principalmente comunicarse  y comunicar, entender el entorno y ser comprendidos, adaptarse al mundo exterior si bien en muchos casos tienen capacidades y habilidades en diversas aéreas por encima de la media.

El yoga puede favorecer para estos niños el establecimiento de un vínculo relacional y emocional con la persona instructora que poco a poco a través de masajes, juegos, música, etc facilita  acceder al mundo interior del niño para interactuar con él. Es desde ese punto desde donde la respiración, la relajación y las posturas de yoga siempre adecuadas y personalizadas a las características de cada pequeño.  El yoga para los niños con autismo favorece el desarrollo de la relajación, la concentración y la interrelación social.

Mira está entrada para ver como ayuda el yoga a los niños con autismo: https://rosadelbarco.com.mialias.net/yoga-terapeutico-ninos-autismo/